Cómo lidiar con el calor a la hora de dormir

La Bodega del Colchón
29 mayo, 2019

¿Te has despertado a medianoche sudando o con intensos calores, los cuales te provocan empujar las colchas y sábanas que te rodean?

En ésta época primaveral el calor impera a todas horas, a veces uno ya no sabe como sentirse fresco, pues tanto en la calle como en el hogar hay sofocamiento, de una u otra manera.

Aparte de que la estación del año es calurosa y repercute en el estado físico, inevitablemente también influye en el sentido de humor, ya que muchas personas experimentan desesperación y furia. Se aproxima el verano; sin embargo, no es muy prometedor porqué se convierte en un ambiente húmedo y bochornoso.

Por ello es necesario saber qué hacer para enfrentar las temperaturas hirvientes y no estallar. Aunque no se crea uno se puede adaptar al clima si se controla lo psicólogico, ya que en repetidas ocasiones un sentir corportal agobiante intercede en las distintas emociones del humano.

Se pueden llevar a cabo algunas medidas y acciones para no estar al borde del colapso, en el aspecto somático y anímico:

Durante el día:

– Utilizar vestimenta de colores claros, si se va a usar short, falda o una blusa corta se recomienda usar protector solar. En cambio, hay personas que prefieren usar ropa de manga larga para no quemarse, en este caso deberá ser muy holgada.

– Llevar siempre cuando vayas al trabajo o en cualquier otro espacio un sombrero, sombrilla y una botella de agua para refrescarse.

– Siempre hay que estar preparados mentalmente, sobretodo en este temporada, intentar centrar todo el interés en las actividades cotidianas y las que gustan para que las priorices encima del calor. Si uno sabe que la onda de calor altera al ánimo es mejor prevenir situaciones que lo agravarán como caminar bajo el sol, estar en tumultos pues el ambiente y decenas de gente no lo favorecerá.

– Si se practica algún deporte hay que evitar hacerlo en el horario en que el sol está en su punto máximo

Durante la noche:

– Dormir con pocas y delgadas prendas, o se puede dormir desnudo, si se siente cómodo. No hay ningún problema.

– Ventilar la habitación en el día y hasta antes de dormir para que el lugar permanezca los más fresco posible.

– Tratar de cansarse lo mayor posible en la jornada de los días para que cuando uno duerma ni siquiera se despierte con el calor

– Si ya es madrugada y se encuentra en plena crisis, lo primero que se debe hacer es calmarse y respirar pausadamente, puede tomar un vaso de agua medianamente fría o cualquier bebida refrescante, o ponerse unos cuantos hielos en la frente o en la parte que quiera. Lo importante es hallar una solución efectiva y rápida. Sólo no se quede en su cama dando vueltas de forma exasperada hasta conciliar el sueño nuevamente, pues otra noche volverá a ocurrir.